Tres ex árbitros denunciaron a los dos jueces por pedir favores sexuales para impulsar sus carreras.

«Yo me le volví la traga maluca a Óscar Julián Ruíz». Con esa cruda declaración, el ex árbitro FIFA, Harold Perilla, denunció en compañía de otros árbitros del fútbol profesional colombiano como el llanero, en compañía con Imer Machado, los presionaron por favores sexuales para que ascendieran en el referato.

Perilla, a quien le quitaron la escarapela internacional por una supuesta lesión crónica, hizo las graves denuncias en el programa de la periodista Vicky Dávila, en la emisora W Radio, donde aseguró que si no estás en el grupo de amigos personales o sexuales de Óscar Julián Ruiz y su mano derecha, Imer Machado, no se podía avanzar profesionalmente, pues entre los dos controlan la comisión arbitral.

«La denuncia la hago por acoso sexual. Óscar Julián Ruíz me acosó, me pedía que tuviera relaciones con él, me decía cosas morbosas, en alguna temporada intentó tocarme los testículos y la cola», afirmó el exjuez.

«Óscar Julián Ruíz inicialmente me hacía insinuaciones, siempre quería tener contacto físico, me decía que probara algo nuevo, que con él lo iba a tener todo, yo nunca accedí a sus pretensiones. Con Óscar Julián Ruíz fueron varios episodios de acoso. El más grave fue en una pretemporada en un pasillo, se me acercó y me mandó la mano, se la quité, y me retiré con impotencia», relató.

Consultado sobre el por qué nunca accedió a las pretensiones sexuales de Ruiz, Perilla indicó que no tenía necesidad de eso, pues su sueño era avanzar por méritos propios, aunque esto signifique que no lo nombraran en las fechas de la Liga Colombiana.

«No tengo necesidad de dar favores sexuales para llegar lejos. Óscar Julián tenía una ficha en el comité de arbitraje, era el señor Polanco, si no accedes a sus pretensiones no te van a designar», explicó.

«También me pasó con Imer Machado. Lo conozco desde el 2006, cuando ascendí compartí muchos años con él. Me hacía bullying, me acosaba, me cogía los testículos, yo me enojaba», dijo Perilla, quien dijo que incluso en una ocasión se fueron a los golpes.

«Tengo varios testigos cuando Imer Machado me cogía la cola, los testículos, en varias oportunidades me tuvieron que detener, porque él lo hacía cuando yo estaba de espaldas y salía corriendo», recordó Perilla.

Sin embargo, Perilla no fue el único ex árbitro en abordar el tema, pues el ex árbitro e instructor arbitral, Carlos Chaves, también estuvo en la mesa principal ventilando las denuncias y sus experiencias en ambiente.

«A Óscar Julián lo tuve como compañero. Como instructor no sentía que me ponía atención, ellos tienen un circulo y yo no hacía parte de él y no me interesaba. Decía que yo era un loco, estúpido y malo», señaló Cháves.

Otro de los que habló de los presuntos abusos fue el exjuez Óscar Julián Mejía, quien se refirió a un dirigente del fútbol profesional colombiano, del cual reservó su nombre pues lo denunciará en la Fiscalía.

«Me voy a referir sobre un dirigente importante en el fútbol colombiano, esa persona me hacía invitaciones a su casa. Yo no soy homofóbico, pero cuando lo empiezan a tocar uno se siente incómodo. Yo en ese momento no comenté con nadie (el acoso), pero después recurro a mi mentor y él me asesora, uno en ese momento es muy temeroso. Muchos compañeros están sintiendo temor», apuntó Mejía.

Los jueces ya presentaron denuncias a la Fiscalía y Perilla será protegido por la entidad. Perilla contó que perdió a su familia en el proceso y que en la actualidad enfrenta una demanda de alimentos, la cual ha ido resolviendo al quedar si una de sus fuentes de ingreso que era ser árbitro.