En poco más de cinco meses, los colombianos eligirán a los alcaldes, gobernadores, asambleas y concejos. Y al contrario que en las pasadas elecciones, deberán poner su firma y huella para votar. Así lo determinó el Consejo Nacional Electoral (CNE), luego de analizar los riesgos de fraude vistos en 2018.

«La suplantación de votos es muy grave en Colombia», dijo a RCN Radio el presidente del CNE, Heriberto Sanabria. «Solo se presenta la cédula y la persona pasa a la urna, muchas veces sin verificar», aseguró. Este requisito hará que sea mucho más sencillo comparar la firma y huella dactilar del votante con las presentes en la cédula.

Sanabria recalcó que los jurados deben ayudar a prevenir el fraude electoral. «El jurado debe hacer un cotejo físico de todo el que llegue a votar. Si existe alguna anomalía debe ponerla en conocimiento de la Mesa de Justicia«, sostuvo.

También se trabajará en las elecciones para digitalizar y asegurar el proceso de escrutinio. El CNE planteó que las comisiones escrutadoras usen fotos, videos, transmisiones en vivo y el sistema biométrico para «todo el proceso de escrutinio». Además, se usarán herramientas tecnológicas para digitalizar las actas E-14 que causaron polémica en las elecciones presidenciales.