El representante en Colombia de la Alta Comisionada de la ONU, Alberto Brunori.

La ONU pidió este jueves al Presidente de la República, Iván Duque, la «urgente sanción» de la Ley Estatutaria de la Justicia Especial para la Paz (JEP) pese a las objeciones que ha planteado el mandatario porque considera que ese tribunal es clave para la construcción de una paz «estable y duradera«.

Así lo afirmó el representante en Colombia de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Alberto Brunori, quien señaló que «la construcción de una paz estable y duradera depende de la urgente sanción y promulgación, sin dilaciones, del proyecto de la Ley Estatutaria de la JEP».

Eso, en palabras de Brunori, quien presentó el Informe Anual de la Alta Comisionada de ONU Derechos Humanos sobre Colombia para el 2018, sería una «garantía efectiva de los derechos de las víctimas a la verdad, a la justicia, a la reparación y a las garantías de no repetición».

Duque anunció el domingo pasado que devolvió al Congreso la ley estatutaria de la JEP tras objetar seis artículos que considera no garantizarán la aplicación de los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición que forman parte del acuerdo con las FARC.

Esa ley fue aprobada por el Senado y la Cámara de Representantes en 2017 y luego recibió el visto bueno de la Corte Constitucional, con lo cual el único trámite que le faltaba era la sanción presidencial, pero el mandatario decidió objetarla parcialmente.

En ese sentido, Brunori manifestó que para que la JEP pueda funcionar es «fundamental que en todas las ramas del poder público promuevan el respeto de su autonomía e independencia».

El objetivo, señaló, es que los magistrados de ese tribunal puedan garantizar la seguridad jurídica de los reincorporados de las FARC y los miembros de la Fuerza Pública que están compareciendo ante esa corte.