Para eso proyecta tener un puerto espacial cerca al satélite natural que sirva de base de operaciones, una nueva aventura que puede tener el concurso de la empresa privada.

Será además la experiencia previa a tener una base en la superficie de Marte, en algún momento de los años 30 de acuerdo con un nuevo cronograma de actividades espaciales.

La idea, de acuerdo con Jim Bridenstine, administrador de la Nasa, los primeros astronautas que retornen a la Luna lo harán en el Polo Sur.

Hoy la agencia espacial desarrolla la nave que transportará astronautas al espacio exterior, llamada Orión, que será probada el año próximo. Con ella se viajará a las cercanías del astro en 2022 en una operación tripulada.

La nave será impulsada por un nuevo sistema de lanzamiento y un centro espacial Kennedy renovado. Para Bridenstine “este es el momento adecuado para el reto. El personal de la Nasa asume el desafío”.

Para ello, se acelerará la terminación del sistema de lanzamiento, de modo que en 2020 Orión pueda hacer su primer vuelo no tripulado.

La agencia informó además que en 2022, con un cohete de una empresa privada, se enviará a órbita el primer componente del puerto espacial cercano a la Luna, que suministrará la energía, las comunicaciones y la propulsión requerida para terminar esa estructura.

A 2023 se enviará un robot a suelo lunar, un vehículo que explorará las posibilidades de utilizar el agua para usos en combustibles, suministrar oxígeno y calmar la sed de los astronautas que se asienten allí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here