Las autoridades sanitarias chinas han confirmado que el patógeno se puede transmitir de persona a persona. La cuestión clave ahora es con qué facilidad se transmite, si puede mutar y adaptarse al ser humano.

Las primeras infecciones se han asociado a un mercado de pescado, cerrado ahora, en Wuhan, donde también se vendieron animales salvajes. El virus puede haberse transmitido originalmente por contacto directo entre animales y humanos (zoonosis) o, como muchos gérmenes, simplemente por el aire.

Además, se podría transmitir a través de los alimentos, por ejemplo, al comer carne o productos animales. Si no se calientan lo suficiente o si se prepararon en condiciones desfavorables, también representan una fuente de infección.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) convocó una reunión de crisis para este miércoles (22.1.2020). Un comité de emergencia debe informar si se declara una emergencia sanitaria internacional. Esta incluiría, por ejemplo, medidas de cuarentena, controles fronterizos más estrictos, el establecimiento de centros de tratamiento especial o restricciones en viajes internacionales.

Ya hay controles de temperatura para los viajeros en China y en los aeropuertos de varios países asiáticos, Estados Unidos e Italia. Hasta el momento, no hay advertencia de viaje de la OMS o la Oficina Federal de Relaciones Exteriores para Wuhan. También se aplican las reglas generales de higiene y comportamiento, es decir, evitar el contacto cercano con personas con infecciones respiratorias agudas y con animales de granja vivos o muertos o animales salvajes, y lavarse las manos regularmente, especialmente después del contacto directo con personas enfermas.

Sin embargo, los expertos aún no ven peligro de propagación mundial. Por ejemplo, no son necesarias medidas especiales en Alemania, dice Jonas Schmidt-Chanasit, del Instituto Bernhard Nocht. «En este momento, el riesgo es realmente muy bajo», dijo el virólogo a DW. «Es importante que la situación sea monitoreada constantemente, no solo por la OMS, sino también por el Instituto Robert Koch (RKI) y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here