La firma aeronáutica Boeing perdió casi 13.000 millones de capitalización bursátil (-5,33 %) este lunes en Wall Street en reacción al accidente aéreo de Ethiopian Airlines el pasado domingo con una de sus aeronaves modelo 737 Max 8.

La caída de la compañía, no obstante, fue menor de lo que hacía temer su retroceso del 12 % previo a la apertura de la Bolsa de Nueva York y a medida que fue avanzando la jornada, que fue positiva para el mercado en general, sus pérdidas se moderaron.

Por su parte, la compañía Ethiopian Arlines anunció que fueron recuperadas las dos cajas negras del avión accidentado, la que registra los datos técnicos del vuelo y la que graba las conversaciones dentro de la cabina.

«Partimos del principio de que encontraremos la causa del accidente en los datos de la caja negra», indicó la compañía.

Nuevo revés para Boeing

El accidente del domingo, en un campo cercano al pueblo de Tulu Fara –60 km al sudeste de Adis Abeba, desde donde había despegado rumbo a Nairobi– constituye un nuevo revés para Boeing.

Un aparato del mismo modelo, versión modernizada del 737, un éxito comercial, se estrelló también unos minutos después del despegue, el pasado 29 de octubre, en las costas de Indonesia.

En esa tragedia murieron 189 personas. Y una de las cajas negras del aparato de la compañía indonesia Lion Air señaló problemas con el indicador de velocidad.