Las alarmas mundiales están disparadas por los incendios forestales que se expanden en la Amazonía brasilera debido a la importancia medioambiental del que es considerado el pulmón vegetal del planeta.

El Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales de Brasil (INPE), ha dicho que este año han aumentado hasta un 83% los focos de incendios forestales, concordando no sólo con la etapa de verano tradicional sino también con las tendencias al déficit de lluvias que ha previsto el Instituto Nacional de Meteorología, para los meses de agosto, septiembre y octubre.

Las lluvias, según anuncian los centros de investigación mencionados, tendrán una ausencia del 50% al 70% durante estos meses, lo cual es un agravante serio de la situación.

La preocupación de diferentes organismo internacionales tiene que ver con que más 9.500 focos de los incendios forestales destruyen miles de hectáreas en Brasil, Bolivia, Perú y Paraguay. Según los expertos, este fenómeno afectará el clima en toda América Latina y los océanos.

Además, las densas nubes de humo provenientes de la Amazonía se extienden sobre importantes ciudades del mayor pulmón vegetal del planeta y hasta llegan a enormes centros urbanos, como la ciudad de Sao Paulo, Brasil y de acuerdo con el INPE, los focos de incendio en los últimos días han afectado 68 áreas protegidas por ser reservas ambientales o indígenas principalmente en la Amazonía.