El Dane reveló que la tasa de trabajo infantil disminuyó al cierre del año pasado desde 7,3% hasta 5,9%. Esto quiere decir que de los 11 millones de colombianos entre los 5 y 17 años, 644 mil estaban trabajando.

El 39% de ellos, o la mayoría, trabaja porque debe participar en la actividad económica de la familia. El 34% porque le gusta trabajar para tener su propia plata, el 12% porque le toca ayudar con los gastos del hogar o con los gastos asociados a su educación, el 11,4% lo hace porque el trabajo lo forma, lo hace honrado y lo aleja de vicios, entre otras razones.

El número de menores de 18 años que trabajan disminuyó en 152 mil, en muchos casos, porque alcanzaron la mayoría de edad y ahora pertenecen a otro grupo de análisis. De todas formas, hay que resaltar que la reducción en la tasa de trabajo infantil ha sido constante; por ejemplo, en el 2012 estaba por encima del 10%, y hoy está por debajo del 6%, es decir que 6 de cada 100 niños trabajan.